El estratega charló con Publisport, para compartir su faceta como formador de talentos, el tiempo de espera por una oportunidad y secretos del banquillo. Pasar un tiempo sin dirigir equipos de Primera División no significó un periodo de descanso para el estratega, quien además de asesorar proyectos deportivos a los gobiernos de Tlajomulco y Veracruz, se dice listo para seguir impulsando el talento de niños y jóvenes, a través de Travieso FC, maduro y con ganas de asumir un nuevo reto en la Liga MX. ¿Cuál es la idea de tener un proyecto con niños y jóvenes en Guadalajara y en los Estados Unidos? — En primer lugar soy un tipo muy inquieto, que no nada más está esperando una oportunidad en Primera División. Sé que hay tiempos y momentos, por ello me gusta proyectar el futbol, promover el deporte, a los jóvenes, dándoles un entrenamiento profesional. La idea es que lo visualicen, que lo sueñen, viviendo la preparación de un entrenamiento profesional, como el de las figuras. Padres de familia e hijos sueñan con ver al pequeño convertido en futbolista profesional, ¿cuál sería ese elemento de confianza en tu proyecto para padres y niños? — Primeramente ser muy realistas. Incluso a mi me tocó, soñamos con ser futbolistas, recuerdo que me tocó como experiencia, ver a compañeros que no cristalizaron ese sueño. La idea es ofrecerle es vivir esa experiencia, que un técnico profesional, los enseñe y acerque para que lo aprendan acá, les sirva en el futbol y en la vida ¿Qué tanto le puede compartir un técnico como tú a los jóvenes en el aspecto humano, por lo que has vivido en los equipos en los que has trabajado? — Un contacto como este, requiere de un trabajo integral, hay que desarrollar al joven en el aspecto humano, rescatar valores que se han perdido en la sociedad, como evitar el bullying, ligándolos al futbol, al entrenamiento diario, ayudándoles a los jóvenes que desde que le pegan a un balón, se puedan olvidar de sus tristezas los enojos. La mezcla del futbol con los valores creo que pueden dar muchos frutos y me gustaría participar de esta iniciativa. Daniel, Somos un país con niños enfermos por la obesidad y adultos con problemas de salud a causa del sedentarismo ¿qué tanta corresponsabilidad a estos males compartes como ex futbolista y ahora entrenador? — Creo que no debemos permanecer ajenos a esta problemática, a algo que nos atañe a todos. Me siento contento de que me invitaran a otros proyectos y ahora empezar el propio. Se que recibiremos niños gorditos, yo fui uno de ellos en su momento. El futbol me cambió la vida, me ayudó en la salud, me dio más confianza, seguridad y ayudaremos a todos aquellos que lo necesiten, pues eso los hace tímidos, inseguros y queremos transformarlos con responsabilidad social. ¿Qué tanto te ayudó trabajar en otros proyectos en este lapso sin dirigir en Primera División? — Este tiempo no puedo catalogarlo como descanso, me ha ayudado a visualizar el futbol de otra manera, no fue descanso, fue aprendizaje, cambiar de óptica, y estoy seguro de que a mis 48 años, no sólo veo el futbol sino la vida de otra manera. Eso me ayudará a tomar un equipo y sacarlo adelante. He vivido muchas experiencias, quiero transformar un equipo en muchas maneras, no sólo ganando sino proyectándolo, justo como se hace con un niño en su formación Hay versiones que apuntan hacia el norte, otras cercanas en Guadalajara, para que puedas dirigir, ¿de los equipos que tienen problemas en estos momentos, hay alguno en especial al que quisieras dirigir, para hacerlo protagonista? — Te soy sincero, siempre que se me invita a un proyecto, les pido que me tengan la confianza de lo que puedo dar como técnico, sea el norte, el centro, en esta ciudad; con respaldo tengo el antídoto para cambiar los malos resultados en buenos, convertir  equipos con problemas a cuadros competitivos. Con un periodo de trabajo en México, sin equipo, viendo que hay jugadores como Javier Hernández sin minutos en Inglaterra, ¿es válido seguir creyendo que Europa es el modelo a seguir para aprender tanto de jugadores y técnicos? — Es bueno aprender de otras partes del mundo, adquirir y aprender lo que se hace bien allá y adaptarlo en México, pero siempre he pensado que el futbol se debe fortalecer desde nuestro seno. Debemos trabajar bien con los jóvenes, dando oportunidad a los jugadores y técnicos mexicanos, que se ven relegados por los extranjeros y naturalizados, como ocurre actualmente en nuestra liga. Otro gran inconveniente es que en México, el técnico y el jugador, sobre todo el nacional, no tienen tanto tiempo o paciencia como se le da al extranjero, o como tienen los técnicos en  esas ligas, donde duran hasta 20 años. Aquí pierdes dos juegos seguidos y ya está en riesgo tu puesto, como cuando platiqué con Arsene Wegner técnico del Arsenal: “el técnico mexicano se juega la vida cada partido, nosotros no”, me indicó.  Ahí está la muestra con Javier Aguirre, que se ha ido a Europa, y ahora dirigirá a Japón… es muestra de ese talento del entrenador mexicano.